Japón, sin restricciones al movimiento y con muy pocas pruebas, está cerca vencer al COVID-19... por ahora