Carta a los estudiantes del CIDE