El cáncer no se queda en casa y se enfrenta al desabasto de medicamentos