El texto de Yalitza que desnuda el silencioso y arraigado racismo en México