Un nuevo estudio puede cambiar por completo la visión que se tiene del universo