Sonarse la nariz con intensidad podría provocar vestibulitis nasal