Una Biblia y un tren como accesorios escénicos de los excéntricos