Dejan a las momias a su suerte; el INAH dijo desconocer cuántos restos hay