Triunfar pero perder la esencia de uno es pagar un precio muy alto por el éxito