El infierno ya llegó, ¿cómo salimos?