Boicot de anunciantes aumenta la presión a Facebook