Dos jugadoras de fútbol lloran abrazadas durante una protesta contra el racismo