El Gabinete 4T es un botón de la desigualdad: promedian 10 casas más que un mexicano cualquiera