El T-MEC será más un reto que la salvación de México (al menos a corto plazo)