¿Qué hacemos con López-Gatell?