Sin abrazo llegó el "marrazo"