Aunque les fascine a los políticos, prohibir no es la solución