Llegó el fuego a Osorio Chong