¿Por qué la vacuna rusa contra el COVID-19 podría convertirse en una "caja de pandora"?