Años prósperos para "la otra primera dama": Casa al contado; banquetes y glamour, del erario