Dalí, el surrealismo que nunca acaba