Cómo evitar el temido "aliento de cubrebocas"