El BID, otra arena de la guerra Trump-China