Dilema de la 4T: ruptura real con el pasado priísta o sólo sanación