Picasso, ¿el genio que rechazaba la música?