Salvador Cienfuegos, el general que nadie se atrevía a tocar