Los tiempos legales complican la asignación de los recursos de los fideicomisos