El capricho de la psicología humana que ayuda a propagar el Covid-19