Un estudio sugiere que la conciencia no se encuentra en el cerebro, sino en su campo electromagnético