Lepra, el azote de la ignorancia