Dos años, la clave del éxito