Dos años, ¿y los militares?