Año II de la 4T: poco que presumir, mucho que lamentar