Boris Johnson enfrenta una rebelión parlamentaria por las restricciones en el Reino Unido