Dos años: aprobación entre ruinas