La recuperación es como el arca de Noé, ahí no caben todos