Lo que se pierde con Romo