El dilema mexicano: muertos vs. empleos