El Ejército, la batalla real