Librerías mexicanas se adaptan a la "nueva normalidad" y luchan para que la pandemia no las acabe