Biden-Harris, la pareja detrás del poder